El agua que estás tomando

Diferencias entre el agua de grifo (corriente) y mineral.

La diferencia con el agua corriente, radica en que el agua mineral es un producto natural muy distinto al agua del grifo. El agua de abastecimiento público (del grifo) es un agua tratada para garantizar su consumo seguro. En cambio, el agua mineral llega al consumidor tal cual se encuentra en la naturaleza, con la misma composición mineral y pureza, sin la necesidad de ser sometida a tratamientos químicos para ser consumida. Cuando se habla de agua mineral natural, se hace referencia a las aguas que contienen no sólo sales y minerales, sino que tienen además propiedades naturales que surgen de la fuente de la cual fueron obtenidas. Esas propiedades especiales no pueden nunca ser creadas artificialmente y obtenerse tal calidad de agua. Al provenir directamente de una fuente natural, su contenido mineral es importante y según la legislación, en el etiquetado debe constar obligatoriamente la composición analítica donde se enumeren sus componentes.

image

Clasificación de las aguas envasadas

Minerales naturales: Agua PUREZA

Son aquellas aguas bacteriológicamente sanas originarias de un yacimiento subterráneo y que brotan de un manantial. Se diferencian de las restantes aguas por su naturaleza, ricas en determinados minerales, oligoelementos y demás componentes.
También se caracteriza por ciertos efectos saludables (demostrados). Su pureza es original.

image

Nacimiento Agua Mineral Pureza

image

Orìgen agua de manantial

image

Plantas de tratamiento de agua

image

Verifica aquí el agua que tomas

De manantial:

Son aguas potables de origen subterráneo que emergen espontáneamente o se obtienen mediante labores realizadas a tal efecto, con las características naturales de pureza, pero aplicándose los mínimos tratamientos físicos para separar elementos materiales inestables.
A diferencia de las aguas minerales naturales, no han demostrado tener acción específica en nuestro organismo.

Preparadas:

Estas aguas han sido sometidas a tratamientos fisicoquímicos para resultar potables, para poder cumplir con los requisitos sanitarios.
Se dividen en: aguas potables preparadas de origen tanto subterráneo como superficial y aguas de abastecimiento público preparadas, cuya procedencia es la red pública. Su fin es cubrir alguna insuficiencia de las aguas de consumo distribuidas por la red general, y pueden envasarse para su distribución a domicilio.

Minero-medicinales:

Es agua de origen subterráneo, con propiedades terapéuticas y se las utiliza como tratamiento, ya sea por la concentración de sales disueltas o su mayor temperatura.
Estas aguas pueden utilizarse en los balnearios, o también pueden envasarse y distribuirse como medicamento. Algunos de sus efectos en el organismo pueden ser: favorecer la diuresis, prevenir y eliminar cálculos renales, etc.

Con gas:

Industrialmente procesadas, estas aguas tienen cierta cantidad de ácido carbónico disuelto (CO2), formando burbujas, confiriéndole algunas propiedades beneficiosas, como ser: facilitar la secreción de jugos gástricos, ayudando así a mejorar las digestiones pesadas.

Bicarbonatadas:

Se las define como aguas cuyo principal componente es el bicarbonato, siendo recomendadas cuando existen problemas del sistema digestivo y en las personas diabéticas ya que mejora la respuesta a la insulina. Son aquellas aguas bacteriológicamente sanas originarias de un yacimiento subterráneo y que brotan de un manantial. Se diferencian de las restantes aguas por su naturaleza, ricas en determinados minerales, oligoelementos y demás componentes.
También se caracteriza por ciertos efectos saludables (demostrados). Su pureza es original.